Noticias de Interés

11
Sep 2018

“… Que tu palabra sea tu mejor garantía” decía mi papá

Dentro de los recuerdos de mi niñez están los consejos que recibí de mi papá. Algunos los tengo muy presentes y en la actualidad son parte de mi personalidad y forma de conducirme en la vida. Dentro de esas conversaciones que marcaron mi infancia puedo rescatar la siguiente frase: “Mijo… que tu palabra sea tu mejor garantía para todo lo que hagas”.

En ese entonces tenía una vaga idea del mensaje que había detrás de esa afirmación.

Esa garantía de la cual hacía referencia mi progenitor estaba relacionada con el compromiso que uno debe tener con uno mismo y con aquellas personas, asuntos laborales o temas personales en los que uno intervenga. Ese compromiso está íntimamente relacionado con el valor de la responsabilidad, la cual no es más que la habilidad de responder a las circunstancias que se nos presenta en el día a día.

Cada cosa que hagamos o que no hagamos traerá una consecuencia la cual beneficiará o no nuestra vida; ser responsables es una invitación a que evaluemos las consecuencias de nuestras acciones. A que observemos con ojo crítico los resultados de cada decisión que hemos tomado. Aplicar la responsabilidad en nuestra vida nos permite ser artífices de nuestro éxito o fracaso, según la diligencia con la que accionemos o el desinterés que mostremos.

Ser responsable hoy en día es un magnifico reto porque pone a prueba la entereza de nuestro carácter, alude a nuestro buen juicio. Despierta en nosotros la singularidad de buenas acciones las cuales al ser constantes, persistentes, permanentes e inquebrantables darán como resultado la confianza. Actuar en un ámbito de confianza es actuar teniendo la garantía de que podemos ser positivamente predecibles y arrolladoramente convincentes con nuestro testimonio de vida.

Si eres papa o mama, se responsable con tus hijos. Si eres vendedor se responsable con tus clientes. Si eres jefe, se responsable con tus colaboradores. Si lideras una organización, se responsable con tus seguidores. Si estas a dieta, se responsable contigo mismo. Si estas ahorrando, se responsable con tus finanzas. Si estas emprendiendo, se responsable con tu proyecto. Sí estas estudiando, se responsable en tus clases. Si adquiriste un compromiso, se responsable con tu contraparte.

Han pasado los años y mi niñez hace rato que quedo atrás, pero en mi cabeza cuando me he encontrado en escenarios como los que he citado, aún resuena fuerte y clara esa frase: “Mijo… que tu palabra sea tu mejor garantía para todo lo que hagas”

—Byron Pérez.

Tags are not defined

0 comments

Leave a reply