Noticias de Interés

30
Jul 2018

Esperanza = Vida

Uno de los casos documentados que presenta el mayor tiempo
de inanición registrado por una persona, es el de un preso
político de IRA en Irlanda del Norte que data de 1981, en el que
no soportó más de 73 días sin comer.
Con la ingesta de agua, el caso documentado del período más
extenso sin beber se ha registrado en un lapso de 12 días como
máximo. La mayoría de personas muere después de 5 días.
No quiero empezar este artículo con cifras perturbadoras, pero
la ingesta de alimentos y agua es un proceso natural en el que
nuestro cuerpo necesita del típico ¨combustible¨ para que
nuestros órganos internos funcionen adecuadamente. ¿A dónde
quiero llegar con estas cifras? Te tengo una pregunta:
¿Sabes cuánto tiempo puede sobrevivir un ser humano sin
ESPERANZA? ¡Ni un solo segundo!
Y aquí te puedo presentar otras alarmantes cifras…los suicidios
van en aumento, sobre todo en adolescentes. Los divorcios
también van en aumento. ¿Será todo esto una casualidad?
Según Helen Keller, ¨la esperanza ve lo invisible, siente lo
intangible y logra lo imposible¨. Y en ella se centra
indiscutiblemente nuestra propia concepción del futuro, de
nosotros mismos en perfecta relación con nuestro entorno.
Sabemos en el fondo de nuestro ser que independientemente de
las circunstancias, saldremos adelante, que encontraremos esa
puerta o ventana de oportunidad para ser más, estar mejor,
encontrar lo que estamos buscando.

Y en la esperanza en su versión más pura encontramos la FE. En
esas circunstancias en las que ya se hizo lo humanamente
posible, donde ya nadie más puede acudir…nuestra mirada debe
voltearse indiscutiblemente hacia arriba. Debemos reconocer
que hay un poder más allá de todo raciocinio, que todo lo puede,
que todo lo conoce. Cuando los límites llegan a nosotros,
debemos aprender a voltear a ver hacia arriba, hacia Dios.
Esto implica reconocer nuestro rol humano, finito, pero trabajar
hasta la última gota de nuestro ser en lograr nuestros objetivos,
levantarnos aún a pesar de las dificultades, dando lo mejor de
nosotros con un corazón agradecido en todo momento. Y aquí
encontramos otro factor vital cuando hablamos de Esperanza:
un corazón agradecido. El corazón agradecido reconoce todo lo
positivo a su alrededor, por lo tanto la esperanza es el foco y el
corazón agradecido la electricidad que lo enciende.
He caído muchas veces, como parte de mi imperfección y
sistema falible, pero la misma cantidad de veces me he
levantado y he tenido la esperanza de un mejor mañana, de que
todo en esta vida es pasajero y que seguiré viviendo con el
objetivo de servirle a Dios con mis acciones hasta el último
aliento de vida.

Yazmín Di Maio
Directora de Relaciones Públicas
Guatemala Próspera

Tags are not defined

0 comments

Leave a reply