Noticias de Interés

El pulso entre las habilidades técnicas y blandas
18
May 2019

El pulso entre las habilidades técnicas y blandas

Vivimos en un mundo competitivo. Hoy en día, una empresa considerada ¨de las grandes¨ en Guatemala, puede recibir aproximadamente 80 mil hojas de vida al año, de jóvenes que buscan una oportunidad laboral. ¿Capacidad de contratación anual? Quizás 300 plazas.

Cuando hacemos números indudablemente pensamos en que lo mejor es prepararnos, apostarle a nuestras habilidades técnicas que son como las características que te permitirán competir con miles de otros jóvenes que quieren lo mismo que tú. Es como una carrera contra el tiempo. Si tienes suerte, estudias en la Universidad una carrera y de una vez sigues estudiando la maestría. Y de nuevo, si tienes suerte y aplicaste a una de estas grandes compañías, llega el ansioso día de la entrevista inicial.

Te pones tu mejor traje, llegas al lugar, ves a cientos de otros jóvenes e inician las fases de papeleo. Si logras ser filtrado, llegas a la siguiente etapa.  Ves cómo los organizan en grupos y ponen casos de estudio que cada grupo debe resolver de la mejor manera. Tú imaginaste una entrevista normal, en donde nada más te preguntan acerca de tus estudios y expectativa laboral. Pero no, ellos quieren conocerte más, saber cómo te desenvuelves ante ciertas situaciones hipotéticas pero que en el mundo laboral, pueden ser factibles. Quieren saber cómo reaccionas ante un equipo de trabajo a quienes no conocías con anterioridad, saber tus capacidades de liderazgo. Quieren ver tu actitud ante los problemas, tu capacidad de brindar soluciones, de innovación, de creatividad, de comunicación.

Es como un pulso entre las habilidades técnicas y blandas. Tus conocimientos puestos en práctica, pero no en una hoja de papel, con teorías de lo que podría suceder, sino con personas que no piensan lo mismo que tú, que no estudiaron lo mismo que tú.

Un estudio realizado por LinkedIn a 291 directores de recursos humanos de Estados Unidos concluyó que para los reclutadores es fácil encontrar a personas con conocimientos y habilidades en sus áreas técnicas pero es difícil encontrar a personas con las “habilidades blandas” o sociales necesarias para sus puestos laborales.

Si bien en el ámbito laboral, las habilidades “duras” o técnicas se pueden aprender y son necesarias para realizar nuestras actividades correctamente, las habilidades blandas son muy importantes, ya que corresponden a los atributos personales que ayudan a las personas a interactuar eficazmente con otras. Entre las habilidades blandas, también llamadas sociales, se destacan las habilidades de comunicación y la capacidad para trabajar en equipo. Asimismo, una investigación de la Universidad de Harvard indica que el 85 % del éxito en el desempeño de un profesional se debe al buen desarrollo de sus habilidades blandas y personales.

Los VALORES de una persona, son la base fundamental para el desarrollo de las habilidades blandas. Cuando practicamos el respeto, sabremos comunicarnos mejor, cuando practicamos el valor de saber escuchar, indudablemente sabremos cómo resolver problemas en la compañía.

Una de las compañías de nuestro amigo y mentor estadounidense, Ernie Blood, se dedica a comprar empresas en quiebra y sacarlas adelante. En una de sus visitas, siendo invitado por Guatemala Próspera, nos comentó que recientemente habían comprado una empresa que estaba en quiebra y contaba con 600 colaboradores. Lo primero que hizo, él como Gerente General, fue entrevistar a cada una de las 600 personas, tomándose el tiempo de preguntarles porqué creían que la compañía había llegado a ese punto y cuál creían ellos que era la solución.

¿El resultado? Hoy por hoy es una compañía exitosa, ya que Ernie puso en práctica muchas de las soluciones que los mismos colaboradores presentaron. Pero Ernie sabe cómo utilizar su habilidad de comunicación, su empatía, el positivismo y sabe cómo trabajar con personas a su cargo.

Te invito también a considerar el EMPRENDIMIENTO como un arma poderosa de desarrollo personal y social, emprender es seguramente una decisión que requiere de valentía, paciencia, esfuerzo y buena administración, pero te dejará muchas satisfacciones profesionales y económicas.

En Guatemala Próspera hemos visto empresas con mejoras en productividad impresionantes, de un 30% a un 75%, al implementar nuestros Diplomados de Liderazgo con Valores con todos sus colaboradores.

Por eso, te invito a trabajar en tus habilidades blandas, a trabajar en tu inteligencia emocional y a poner en práctica los valores y principios que son tu marca personal. Y como dice Víctor Kuppers, uno de los grandes pensadores del momento: ¨nadie te va a recordar por tu hoja de vida, sino por tu forma de ser¨.

Yazmín Di Maio

Directora de Relaciones Públicas

Guatemala Próspera

www.guatemalaprospera.org

Correo: transformando@guatemalaprospera.org

Facebook: /guateprospera

Twitter: @guateprospera

Instagram: guatemala_prospera

WhatsApp: 5415 2744

Tags are not defined

0 comments

Leave a reply