Noticias de Interés

El alma de la marca
07
Jul 2016

El alma de la marca

El primer capítulo del libro merece una reseña en esta columna, El Alma de la Marca habla de cómo la marca de un producto representa su esencia. Una marca por sí sola no es más que un nombre; lo que le da el verdadero sentido y la convierte en un símbolo de éxito son los conceptos que logra impregnar en la mente del consumidor. Una marca crea una expectativa sobre lo que se espera del producto que simboliza.

Al citar textualmente a mi amigo Rinaldo, “una marca fuerte se reconoce por su individualidad, distinción, carácter y penetración de mercado. Esta percepción se construye a través de la información que constantemente llega al consumidor por medio de publicidad, historias, boca en boca, o del producto tal cual… Crear una marca es el proceso de formar memorias y una conexión emocional dentro de la mente del consumidor”.

Una marca es una promesa que debe cumplirse y debe mantenerse viva. La marca engloba lo que el comprador espera de nuestros productos o servicios. Sin embargo, y aquí llego al punto focal de esta columna, en realidad no es solo la marca de la empresa o producto lo que promovemos ante el público, promovemos dos marcas, la del producto que promovemos y la nuestra.

Usted y yo somos una marca, como afirma Venta a Primera Vista, la imagen que los demás tienen de nosotros es nuestra responsabilidad y es resultado de nuestro comportamiento frente a quienes nos exponemos a diario.

Una vez escuché a alguien decir lo siguiente: “No somos lo que creemos que somos; somos lo que las demás personas piensan que somos”. En esta frase se evidencia una verdad que he podido ver varias veces. Muchas personas se visualizan de una manera; por ejemplo, se catalogan como responsables, puntuales, respetuosos. Sin embargo, cuando se comenta o evalúa sobre esas personas, resulta que la imagen que han transmitido es totalmente opuesta… ahhh… Carlos, el que llega tarde; Juanito, el que maltrata a sus subalternos, y así por el estilo.

En conclusión, cada uno de nosotros es una marca que transmite algo, que dice algo a las demás personas. Si buscamos vender un producto, debemos estar conscientes de que primero debemos asegurar que nuestra marca personal está lo suficientemente trabajada como para generar la confianza que abra las puertas a otras personas.

Finalmente, recordemos siempre que no existe una segunda primera impresión. Debemos estar preparados y valorar cada oportunidad que el destino nos brinda de dar una primera impresión…

Por: Walter Martínez

3 comments

otilia diaz

muy buen programa para los docentes

Winston Orlando Morales López

soy winston orlando morales lópez deseo inscribirme en el diplomado, la trasformacion esta en mi pero no he podido quisiera mayor información

AngelaEcota

You always do the right thing. God Bless you.
Thank you

Leave a reply