Noticias de Interés

09
Mar 2018

A mucha honra: ¡Mujer!

A mucha honra: ¡Mujer!

 

Hace pocos días tuve la oportunidad de brindar una Conferencia a un grupo de mujeres de mucha influencia en Guatemala. Hablar de mujer a mujer es un privilegio y conlleva mucha responsabilidad, por lo que encontré algunos datos interesantes que quiero compartir contigo:

 

Según el INE, en Guatemala el 51% de la población lo componen mujeres y el 49% hombres. Además, 6 de cada 10 mujeres se dedican a los quehaceres del hogar y sólo 3.5 de esas 10 mujeres logran insertarse en el mercado laboral. En cuanto a hombres y mujeres y su carga laboral: Las mujeres dedican 23.2 horas más promedio a la semana en tareas domésticas, mientras que los hombres dedican 8 horas promedio más que las mujeres en trabajo remunerado.  Esto quiere decir que las mujeres cumplen con su trabajo de oficina, regresan a casa y lejos de descansar, se dedican a los quehaceres del hogar. Los hombres pueden optar a ocupar su tiempo en actividades con remuneración económica.

 

Descubrí además, casos de mujeres excepcionales, que se han valido de características poderosas como el amor, la valentía, la perseverancia, la paciencia, la sabiduría y la templanza, que han resultado determinantes para salir airosas de las terribles situaciones que estaban viviendo. Veamos el caso de Rose Mapendo, una mujer del Congo, esposa, madre de 7 hijos y embarazada de mellizos, a quien la obligan a ver cómo matan y torturan a su esposo frente a ella. Rose y sus hijos son llevados a un refugio, prisioneros de la milicia. Ahí, da a luz a sus mellizos, a quienes puede alimentar solamente con té negro debido a que su leche no bastaba. Durante 16 meses Rose logra mantener a sus 9 hijos con vida, incluso cuando militares entran a su cuarto para llevarse a su hija mayor con intenciones de violarla y ella se antepone frente a las pistolas y logra evitarlo.

Finalmente, Rose y sus hijos son rescatados por un americano que los envía a Arizona, Estados Unidos, donde actualmente residen.

 

También y aunque muy diferente, encontré el caso de Joy Mangano, quien tras pasar por un divorcio y quedar como madre soltera de 3 hijos y el único soporte económico de su madre y abuela, inventa el ¨Trapeador Mágico¨ al encontrarse muy cansada por los quehaceres del hogar. Joy sacó lo mejor de su situación, invirtió en su producto todos sus ahorros y pidió un préstamo que le permitió desarrollarlo y lanzarlo por ventas por televisión. Tan sólo media hora después del primer anuncio Rose había vendido 18 mil trapeadores mágicos y ahora tiene una empresa que genera 150 millones de dólares al año. Su historia fue llevada a la pantalla grande en el filme ¨Joy¨ en donde es interpretada por la actriz Jennifer Lawrence.

 

Podríamos continuar incansablemente con historias de mujeres que han sido luz en las tinieblas de sus situaciones y seguramente TÚ, querida lectora, tienes también una poderosa e inspiradora historia que contar.

 

Y es que hemos hecho avances, pero falta mucho camino por recorrer para que en el mundo la mujer pueda contar con oportunidades para su desarrollo, como educación, salud, el derecho a elegir a su pareja, algo básico en algunos países y en otros, un privilegio que no se concede a las mujeres. Pero aún si en el país existen ciertos estándares, basta recorrer comunidades para saber que hay situaciones precarias que siguen ocurriendo a la vista de todos, incluso muy aceptadas por los comunitarios.

 

Las mujeres obran en amor, protegen, maximizan el potencial de cualquier cosa que se les dé. Según Daniel Goleman, experto en Inteligencia Emocional, las mujeres tienen ciertas características elevadas a la potencia, entre las que están el valor de saber escuchar, la empatía, el trabajo en equipo, la resolución de conflictos y excelente comunicación.

 

Y si hablamos de las mujeres trabajadoras: el Banco Mundial publicó un informe a través del IFC (International Financial Group) presenta ejemplos concretos de cómo las iniciativas adaptadas a las mujeres (formación, apoyo de guardería, servicios de salud…) pueden mejorar el rendimiento empresarial al tiempo que mejoran las condiciones laborales de mujeres y hombres.

 

Y si tienen hijos, son mucho más productivas!

 

Muchos creen que las mujeres, cuando tienen hijos, son menos productivas. Bajas por maternidad, reducciones de jornada, etc., pero se trata de una creencia equivocada como así ha indicado una investigación del Banco de Reserva Federal de San Luis, en Estados Unidos, cuya principal conclusión es que las mujeres con al menos dos hijos son las más productivas en el trabajo. ¿Te suena familiar?

 

Por último nos hacemos eco de otro estudio, el de ForceManager, compañía de software de gestión de flotas comerciales. Según sus datos, las mujeres son un 13 por ciento más productivas que los hombres en el conjunto de tareas comerciales.

 

Por todo lo anterior hoy decimos: A mucha honra: Mujer!

 

Yazmín Di Maio

Directora de Relaciones Públicas

Guatemala Próspera

Tags are not defined

0 comments

Leave a reply